Guía para elegir el mejor nombre de dominio

Guía para elegir el mejor nombre de dominio

En esta guía aprenderás todo lo que necesitas para elegir el mejor nombre de dominio de tu negocio en internet.


Introducción

Elegir el nombre de dominio más adecuado para nuestro sitio web es quizás la más importante decisión que hay que acometer cuando se inicia cualquier proyecto en internet.

Y esto es así porque el nombre de dominio será nuestra verdadera marca en internet, y a la vez nuestra dirección, el domicilio de nuestro negocio, mediante su URL asociada del tipo http://www.dominio.com.

Dominio = Marca + Dirección.
El nombre de dominio será nuestra verdadera marca y al mismo tiempo nuestra dirección en Internet.

Optar por un dominio claramente inapropiado y decidir modificarlo posteriormente nos va a resultar un error muy costoso de subsanar, tanto a nivel de marca (branding, imagen, logotipos…) como de dirección (respecto a tener que modificar todas las URLs anteriores, SEO off-page y publicidad que ya hayamos realizado).

Para elegir el nombre de dominio nos facilitará las cosas el partir de una base, de una marca o nombre de empresa ya establecidos; y nos las dificultará el comprobar que prácticamente todos los nombres que consideremos más apropiados están ya ocupados en las terminaciones que más nos interesan.

No obstante creo en todos los casos es posible dar con una buena e incluso gran solución, y para eso he creado esta guía. Espero que realmente te sirva de ayuda.


Aclarando conceptos

Antes que nada aclaremos algunos conceptos que suelen confundirse cuando hablamos de un nombre de dominio.

Qué es un nombre de dominio

El nombre de dominio es sencillamente una combinación de letras en el formato nombre.terminación, que usaremos para identificar nuestro sitio web y que debe ser única en todo internet.

Técnicamente la terminación (com, org, es…) es un dominio de primer nivel o nivel superior (TLD o Top Level Domain), y el nombre en sí sería el dominio de segundo nivel. En su conjunto, google.com, facebook.com o promostudio.es es lo que llamamos nombres de dominio, o simplemente dominios.

El mismo nombre con terminaciones distintas son dominios diferentes. Por ejemplo, los dominios promostudio.es y promostudio.com son dominios distintos entre los que no tiene porque haber ninguna relación, y de hecho no la hay, aunque en esta guía te aconsejaré que a ser posible contrates varias terminaciones.

Una vez nos hayamos decidido por uno o varios dominios (que deben ser únicos y por tanto deben estar libres), el siguiente paso es contratarlo, registrarlo a nuestro nombre, momento desde el cual quedará reservado para nuestro uso en exclusiva.

Nombre de dominio vs hospedaje web

Es frecuente confundir la contratación del nombre de dominio con la contratación del hosting u hospedaje web, cuando en realidad son dos cosas totalmente distintas e independientes.

El hosting u hospedaje web es el espacio que contratamos en un servidor de internet para alojar nuestras páginas, archivos y aplicaciones que necesitaremos para nuestro sitio. Este hosting, además, nos proveerá de una serie de funcionalidades, servicios y aplicaciones ya preconfiguradas, como son una alta conectividad a internet, el panel de control o el programa de correo electrónico, entre otras muchas.

Imagínate el hospedaje web como una carpeta en tu disco duro, mientras que el nombre de dominio sería como un acceso directo a esa carpeta.

Nombre de dominio vs URL

Asimismo el nombre de dominio es un concepto distinto al de una dirección de internet o URL (Universal Resource Locator). El nombre de dominio formará parte de todas las URLs de nuestro sitio, pero además necesita del protocolo (normalmente http://) y de apuntar a un recurso (archivo) en concreto, por ejemplo https://www.promostudio.es apunta al archivo raiz (index.php), según la configuración del servidor.

Es decir, el nombre de dominio formará parte de todas las URLs de nuestro sitio, pero nombre de dominio y URL son conceptos totalmente distintos.


Procedimiento para elegir el mejor dominio

En este apartado veremos las características que debe reunir un buen nombre de dominio, y el procedimiento a seguir desde que partimos de una idea hasta que lo registramos.

Cada caso particular será distinto y va a depender del punto de partida, pero siempre debes asegurarte de cumplir con los siguientes pasos y requisitos.

1.- Debe ser fácil de recordar, de teclear y lo más corto posible

El nombre de dominio ideal debe cumplir estas tres características, y quizás sea pedir demasiado hoy en día, pero sigue siendo así.

Un nombre de dominio puede estar formado por una combinación de letras, números y el guión medio (-). En general su longitud mínima es de 3 caracteres y la máxima de 63.

Prácticamente hay que descartar los dominios de 4-5 letras en la terminación com, porque están todos ocupados, y en el resto de terminaciones genéricas clásicas (net, org) es probable que también.

Disponer de un dominio corto, de hasta 6-8 letras, nos puede facilitar las cosas, pero no necesariamente será mejor, pudiendo haber dominios de 10-14 letras más fáciles de memorizar y deletrear.

Combinando letras y números se abre mucho el abanico de posibilidades, siempre que tales números tengan un significado especial. En general no se recomiendan, salvo casos excepcionales.

Evita el uso del guión medio (-), y también de las letras propias de nuestro idioma, la ñ, la ç y las vocales acentuadas, permitidas para los dominios .es. El uso de estos caracteres da lugar a confusiones de los usuarios, problemas técnicos y también de posicionamiento en buscadores.

2.- Dominio de marca o de palabras clave

En principio yo me decanto claramente por los dominios de tipo marca, aunque una buena solución puede ser usar ambos, marca más palabra clave.

Tenemos más posibilidades de que una marca creada por nosotros se encuentre libre, al ser una palabra inexistente, además de otras ventajas.

Para sitios web y blogs personales y profesionales, una idea muy de moda, sencilla y directa es usar el nombreapellido.com, tal como arturogarcia.com o pepacobos.es. Si en cambio se trata de una web corporativa o de empresa lo suyo es usar el nombre que ya tiene, o una variación de este, en caso de que esté ocupado.

En general no aconsejo los dominios principales únicamente a base de palabras clave, del tipo mueblesbaratos.com. Quizás pueden darnos más relevancia en buscadores, pero no estaremos haciendo branding, creando y difundiendo nuestra marca, algo que yo personalmente considero imprescindible. Pero en principio no debemos descartar ideas.

La importancia de la marca: mientras que algunas marcas, hace 10 años inexistentes, han crecido de forma vertiginosa, muchos dominios a base de palabras clave solo son usados con fines especulativos. Tenemos el ejemplo en los más grandes de internet:

3.- Qué terminación debemos elegir

Como hemos aclarado antes, por terminación nos referimos en realidad a los dominios de nivel superior (TLD o Top Level Domains): com, net, org, es, etc.

Nuevas terminaciones de dominios
Algunas de las nuevas terminaciones.

En general debemos optar claramente por los dominios puntocom. También, y en el caso de que nuestro negocio esté limitado a un ámbito local, podemos usar la terminación propia de nuestro país: es, ar, us, etc. No es aconsejable usar terminaciones dobles: .com.ar, .com.es… dado que solo generarán confusión.

Sobre el resto de terminaciones genéricas clásicas: buena la net, mala la biz, tampoco la info, ni la name… incluso mejor usar la org en su lugar.

Nuevas terminaciones

Ya podemos elegir entre más de 700 nuevas terminaciones genéricas, entre las más llamativas tenemos blog, web, tienda, hotel, autos, bar, juegos… y un largo etcétera.

Puedes ver un listado de todas las nuevas terminaciones en esta página de 1and1.es.

De momento el puntocom sigue siendo el rey, pero comprobaremos la disponibilidad del nombre en estas nuevas terminaciones, dado que cada día se van haciendo más populares. Es posible que en pocos años sea tan normal hablar de un puntocom como de un puntoclub o puntoshop.

4.- Cuántos dominios contratar

Podemos contratar varios, el principal en varias terminaciones, y es conveniente hacerlo en bastantes casos. Estamos hablando de inversiones de… 8-15 euros anuales por dominio, aunque algunas de las nuevas terminaciones van más caras.

Hay que tener en cuenta que los dominios cuyas DNS no apunten a un hosting real, que solo sean redirecciones, apenas nos darán relevancia en buscadores, y que cada día vale menos la pena usar páginas web de contenido-palabras clave enlazadas a nuestro sitio. Un abuso de esta práctica puede incluso ser considerado técnica black-hat por el sabelotodo Google, y penalizarnos por ello.

Una buena solución es contratar el dominio principal para las terminaciones com y es (la específica del país que se trate); contratar también el mismo con la nueva terminación más adecuada; y quizás contratar algún otro dominio a base de palabras clave muy relevantes, siempre que le vayamos a asignar contenido propio.

Y otra buena y práctica solución para nuevos emprendedores y pequeños negocios es contratar un único dominio, a no ser que demos con alguno que consideremos un gran descubrimiento, lo que es poco probable.

Tormenta de ideas
Tormenta de ideas o brainstorming.

5.- La imprescindible «tormenta de ideas»

Esto de la tormenta de ideas, tomado del inglés brainstorming, no debe asustarnos. En su forma más básica consiste simplemente en coger papel y lapiz y ponernos a escribir todo lo que se nos ocurra, partiendo de una base pero con los mínimos prejuicios y condicionantes posibles.

Más en serio: esta práctica se debe hacer en grupo, entre varias personas, o bien por separado, pero cuantas más y más variadas personas intervengan mejor. Si se trata de un pequeño emprendimiento puedes hacerlo con amigos, compañeros de trabajo, tu coach, tu asesor o tu desarrollador web, por ejemplo.

A tener en cuenta: ¿Ya se dispone de una marca? Habría que partir de esta… ¿O bien partimos de cero? ¿La empresa ya existe y su nombre es adecuado? ¿Cuál será el propósito del dominio? ¿tienda virtual, sitio web corporativo, blog?

Para los participantes en la tormenta de ideas basta con que les plantees la pregunta ¿Cuál sería para tí el nombre ideal de una web dedicada a ___?

Por supuesto, hay que ser creativo pero partiendo de que la idea de negocio ya la tenemos bien clara. Hay que dar tiempo, escribir, pensar, reflexionar… y por último proceder a la recopilación de nombres, selección y comprobación.

6.- Dónde comprobarlo y registrarlo

Por supuesto todo va a depender de la disponibilidad del dominio. Esta fase consiste en hacer búsquedas, comprobar resultados y hacer preselecciones, marcando los dominios disponibles en cada terminación.

Iremos haciendo preselecciones hasta quedarnos con los más destacados, y por último tomaremos la decisión definitiva.

Hay cientos de sitios donde puedes hacer tus búsquedas y comprobaciones. Puedes hacerlo a través de cualquier proveedor de hosting o dominios.

No obstante, una vez elegido y para proceder a su registro, te aconsejo hacerlo a través de una empresa de reconocido prestigio, y que sea registrador oficial. Por ejemplo en España tenemos 1and1.es, dinahosting.com o arsys.es, por citar solo tres.

Personalmente tengo contratados casi todos mis dominios en 1and1.es: reúne prestigio, buen precio y una buena herramienta de búsquedas y sugerencias que no vienen nada mal.

Dominios de «segunda mano»: para un pequeño proyecto no hay porqué acudir al mercado de compraventa de dominios. Si no descartas esta opción, actualmente el mayor sitio de compraventa de dominios es sedo.com.


Qué hacer una vez registrado

Nada más contratado el registrador nos debe dar acceso al panel de control del dominio, desde el cual podremos revisar los datos de registro y gestionarlo nosotros directamente.

En primer lugar comprobaremos que el dominio ha quedado correctamente registrado a nuestro nombre. Según cada panel de control, esta información aparecerá en los datos de contacto, como registrante, titular o propietario del dominio. También están los datos de contacto técnico y administrativo, donde podemos figurar nosotros o la empresa registradora. Esta información es accesoria, lo importante es que figuremos nosotros como titulares o propietarios.

Por su parte, gestionar un dominio consiste básicamente en darle el destino que nosotros queramos. Y tres son los posibles destinos que le podemos dar:

  • Ninguno o parking de dominio: si después de contratado no hacemos nada más, el registrador suele asignarle las DNS de sus servidores y una página de cortesía por defecto. Mientras esté así será un activo que no estamos aprovechando.
  • Redireccionamiento http: otra posibilidad es redirigir el nuevo dominio a otro dominio o a cualquier página web (URL) que queramos. Esto se suele hacer cuando tenemos un dominio principal y contratamos otros accesorios, o mientras todavía no hemos contratado el servidor de hosting.
  • Asignarle los servidores DNS: Es la opción que debemos emplear para asociar el nombre de dominio a nuestro hosting, si ya disponemos de el. Simplemente buscaremos esta opción, la activaremos e introduciremos los servidores DNS que el proveedor de hosting nos ha facilitado.

¿Qué son los servidores DNS?

Los servidores DNS o Domain Name Servers (Servidores de Nombres de Dominio) simplemente guardan la IP del servidor donde cada dominio está alojado. Es decir, relacionan cada nombre de dominio con la dirección IP física del servidor donde ese dominio se encuentra.

Los servidores DNS son necesarios porque los navegadores (clientes) solo entienden de direcciones IP. Por ejemplo cuando un usuario teclea en su navegador promostudio.es, el navegador buscará en primer lugar un servidor DNS que le diga la IP donde se encuentra el servidor de promostudio.es, y una vez la tenga ya podrá conectar con el.

Hay muchos servidores DNS repartidos por todo el mundo. Por esta razón, cuando se contrata por primera vez un dominio, o cuando se modifican sus DNS, el registrador nos avisará de que es necesario esperar hasta unas 48 horas a que todos los servidores DNS se actualicen, de manera que al teclear el dominio en nuestro navegador nos aparezca nuestro sitio. En la práctica este tiempo suele ser mucho menor.

Los DNS tienen la forma ns1.servidor.com (primario) y ns2.servidor.com (secundario) y nos deben ser suministrados por nuestro proveedor de hosting. Nosotros lo único que debemos hacer es asignar estos servidores a nuestro dominio y esperar unas horas a que los DNS se actualicen.


Protege tu dominio

El nombre de dominio es demasiado importante como para arriesgarnos con un mal proveedor, que nos gestione mal el servicio o que incluso lo contrate a su nombre, en lugar de al nuestro. Además de verlo en el panel de control del dominio, en todo momento podrás comprobar los datos de registro en whois.net o en dominios.es.

Como hemos aclarado, el dominio no tiene nada que ver con el hosting o alojamiento web, que se refiere únicamente al espacio que contratamos en un servidor de internet.

Hace unos años no aconsejaba contratar dominio y alojamiento web con la misma empresa. Y esta es la razón: en caso de problemas con tu alojamiento puedes hacer las maletas y cambiarte de servidor simplemente cambiando las DNS a las que apunta el dominio. Y también podía ocurrir otra cosa: que el dominio no fuera contratado a nuestro nombre, sino a nombre del hosting, lo que no era raro en aquellos casos en que se ofrecía plan de hosting más dominio gratis.

Sé de varios casos y esto todavía sigue ocurriendo, aunque menos. Imagínate los problemas que puede acarrear en caso de disputas, o simplemente deberás resignarte a perder ese dominio y contratar otro.

Por tanto es imprescindible leerse las condiciones y contratar nuestro dominio con una empresa de reconocido prestigio. Y también asegurarse de que el dominio queda bloqueado ante cualquier intento de transmisión fraudulenta.


Consejos finales y checklist

Aunque la inversión en un nuevo nombre de dominio es mínima, dale la importancia que se merece, en tiempo y en recursos destinados a su selección. Pese a toda la saturación de nombres ya registrados, sigue siendo posible dar con una buena o muy buena solución.

En principio opta por las opción más lógica y sencilla: si ya dispones de una marca o nombre de empresa esta debería ser la solución. Por contra, si lo que buscas son palabras claves posiblemente debas acudir a las nuevas terminaciones.

El nombre de dominio es el activo más importante que tenemos en internet. Cualquier dominio que trabajemos se revaloriza, por las visitas y por nuestro trabajo de branding, que a la larga puede significar miles de euros y horas invertidas. Y en definitiva, no juegues ni arriesgues nada con él.


Checklist nombre de dominio


Enlaces de interés

En los siguientes enlaces puedes ampliar y complementar esta guía.

Wikipedia, los dominios de internet y procedimiento de registro:

Registradores de nombres de dominio, entre los mayores tenemos:

Herramientas de generación de nombres de dominio:

Compraventa de nombres de dominio y consulta de registros:


¿Has tenido alguna vez problemas con tu nombre de dominio? Si es así déjanos tu comentario.

Guía para elegir el mejor nombre de dominio
4.3 de 3 voto[s].

No hay comentarios a Guía para elegir el mejor nombre de dominio

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *